El Seminario

El Seminario diocesano de Asidonia-Jerez fue fundado el día 7 de octubre de 1985, en la festividad de Ntra. Sra. del Rosario, por petición del que era obispo de la misma D. Rafael Bellido Caro. Desde esta fecha el Seminario ha ido creciendo y madurando poco a poco, crecimiento que se pueden recoger en cuatro etapas:

La primera la que iría del año 1980 hasta la fundación de 1985. En esta etapa ya existían seminaristas diocesanos de Asidonia-Jerez pero no poseían residencia canónica, por lo que aún pertenecían al Seminario metropolitano de Sevilla. Su formación se realizaba allí, y después del proceso formativo eran ordenados por D. Rafael y se incardinaban como presbíteros de esta diócesis.

Después de 1985 ya existía el Seminario con sus formadores propios, pero aún no poseía, puesto que era de reciente fundación, el curso introductorio, y las clases de Filosofía y por consiguiente los primeros cursos; seguían viviendo en el Seminario de Sevilla hasta la ordenación.

Durante esta primera etapa D. Domingo Gil Baro (1985-1990) fue el rector del Seminario. A él le correspondió la tarea de poner en marcha y dar los primeros pasos, no siempre fáciles, del Seminario. Atendiendo desde Jerez tanto a los primeros cursos que vivían aquí como, en la distancia a los que ya vivían en el Seminario de Sevilla.

Después de él y coincidiendo con el cambio de residencia de 1992, D. Luis Delgado Serrano (1990-1994) vino a sustituir el cargo de Rector. Durante su rectorado, el seminario comenzó a vivir independientemente y se comenzaron a enviar seminaristas a estudiar a Salamanca pensando en un futuro en el Instituto teológico y a poder traer el Seminario a su diócesis.

En 1992, como ya hemos mencionado antes, el Seminario adquirió unas casas, en la capital hispalense; y continuaban estudiando en el CET, donde estudiaban sus cursos de Filosofía y Teología. Así hasta que en el año 2007 se traslada a la diócesis definitivamente todo gracias a la posibilidad de la creación de un Instituto Teológico, el cuál hasta día de hoy garantiza la formación intelectual de los seminaristas. Todo gracias a aquellos que precedentemente se especializaron y a la buena gestión de D. Juan del Rio.

En este periodo fueron rectores D. Antonio López Fernández (1994-2001), en cuyo mandato, hasta ahora el más longevo, coincide con el tiempo en que empezaron a mandarse a Roma los primeros estudiantes para su especialización en alguna materia teológica, y la residencia del seminario a las afueras de Sevilla, y en el que se dio nombre definitivo al Seminario: “Seminario Diocesano S. Juan de Ávila”.

Después de D. Antonio López vino a sustituirle D. Eugenio Romero López (2001-2005), después de ocupar el cargo de vicerrector siete años, es ante todo el formador que más tiempo ha estado en el Seminario si sumamos el tiempo de vicerrector y el tiempo de rector (1994-2005). Por él han pasado gran número de seminaristas y ha vivido muchas ordenaciones.

Y desde el 2005 hasta la fecha presente se encuentra de Rector D. Ignacio Gaztelu Pastor. Es el primer Rector que ha sido formado en el Seminario, y al que le ha correspondido la creación del Instituto Teológico y la implantación del Seminario en la sede diocesana. Pero la sede no en el Calvario como constaba, sino en el Colegio de la Compañía de María, después de que las hermanas abandonaran la parte correspondiente a la comunidad.

Respecto a la Dirección Espiritual, esta tarea ha sido ocupada sucesivamente por D. Carlos González García-Mier (q.p.d), D. Sebastián Rodríguez Andrades, ambos, D. Carlos y D. Sebastián, simultáneamente; D. Francisco González Cornejo (q.p.d), D. Federico Mantaras Ruiz-Berdejo y el actual Director Espiritual D. Eugenio Romero

Los formadores que ha tenido el Seminario: D. José Manuel Sánchez-Romero Marín-Arroyo, formador durante el periodo de D. Antonio y D. Eugenio; D. Diego Moreno Barba (2005-2011); y actualmente D. Antonio Luis Sánchez

El Seminario ha estado atendido en todo momento y desde el principio por las religiosas de la congregación jerezana de las Dominicas del Santísimo Sacramento fundadas por Madre María Antonia de Jesús Tirado a finales del siglo XVIII. De entre las hermanas que han vivido en nuestra casa son: Sor Concepción, conocida y querida por todos como Madre Concepción; Sor Encarnación. Ambas ya no se encuentran entre nosotros. Además de ellas, han servido y siguen sirviendo al Seminario Sor María de la Paz, Sor Paulina y Sor Inmaculada.

Pero lo más reseñable son sin duda los seminaristas que han pasado por nuestro seminario antes de ser ordenados sacerdotes y los que actualmente se forman en él. Desde 1985 hasta hoy el total de sacerdotes ordenados en nuestra Diócesis pasan de cuarenta, de los cuales más de treinta han realizado su formación íntegramente en él.